¿CÓMO UTILIZA EL HOMBRE LAS AGUAS SUBTERRÁNEAS?

El hombre
utiliza las aguas subterráneas por medio de los manantiales (llamados también
ojos de agua) o perforando el suelo para construir los pozos, que constituyen
uno de los métodos más antiguos para la obtención de agua.



Si el agua
está muy cerca de la superficie, basta con perforar unos cuantos metros para
obtener el agua. Tal es el caso de los pozos domésticos. Si el agua está en los
estratos más inferiores, se requiere entonces de una perforación mayor y más
costosa, como ocurre en los pozos profundos. Cuanto más profundo es el pozo,
mejor calidad física y bacteriológica tiene el agua, porque conforme va
atravesando las diferentes capas del suelo y del subsuelo, se van eliminando
las impurezas.