ELECTROLITOS, EL SODIO Y POTASIO

El agua no
es lo único que perdemos con el esfuerzo físico. Por el sudor perdemos también
Sodio y Potasio. El primero es más abundante en el medio extracelular, mientras
que el segundo lo es en el intracelular. Estos electrolitos son básicos para
arbitrar el equilibrio hídrico del organismo, así como para organizar la
correcta transmisión nerviosa y la función muscular. Por lo común, la dieta
alimenticia, es suficiente para recuperar estos iones desaparecidos con la
transpiración, de manera que no es imprescindible que una bebida para
deportistas los contenga. El sodio contenido en el sudor está menos concentrado
que en el plasma. Cuando la transpiración ha sido muy abundante, la ingestión
de agua pura en grandes cantidades consigue "diluir" el sodio
remanente en el organismo provocando así una hiponatremia, experiencia de todo
punto desaconsejable.  El sodio favorece
el vaciado gástrico y la absorción de glucosa, lo cual es muy beneficioso para
el ejercicio. El potasio abandona las células con la y movilización de las
reservas de glucógeno, pero a pesar de su importancia no está justificada su
presencia en las bebidas para deportistas. Una dieta normal es suficiente para
garantizar niveles normales de electrolitos. En el caso de un deportista, es
prudente que para su rehidratación escoja un producto hipotónico, o como máximo
isotónico. Es decir, su presión osmótica debe ser inferior o igual a la del
plasma. Si ingerimos un líquido hipertónico, nuestro organismo verterá agua al
intestino para igualar las concentraciones antes de absorberlo, con lo que se
agrava la deshidratación y sobrevienen diarreas y trastornos digestivos. Casi
todas las bebidas que se encuentran en el mercado  son, en cuanto a su contenido en electrolitos,
hipotónicas, lo cual es bueno. La verdad es que no hay una legislación especial
para estos productos. No se define legalmente qué pueden contener, qué tipos
existen ni qué propiedades se les puede atribuir. En general, todas contienen
sodio y potasio en cantidades bastante variables. En comparación con la mayoría
de ellas El Agua mineralizada Rocío 
exhibe concentraciones relativamente bajas de potasio y de sodio. Ya
hemos señalado que la presencia de estos electrolitos en el agua de bebida, en
particular del sodio, sólo se justifica para esfuerzos apoteósicos, como por
ejemplo los que realizan corredores de maratón o ciclistas, o para deportistas
que realizan entrenamientos intensivos y de gran duración.



Una ventaja
que posee El Agua mineralizada Rocío 
sobre las bebidas isotónicas comerciales es su  neutralidad, puesto que es bicarbonatada y
con Ph 7.La ventaja radica en que después de esfuerzos intensos se desencadena
una acidez metabólica que es mejor compensar con una bebida neutra levemente
alcalina.