REQUIRIMIENTOS DE AGUA

Los
requerimientos de agua del hombre están estrechamente relacionados con
numerosos factores endógenos y exógenos: edad (que incide especialmente en
niños y ancianos), tamaño corporal (de él depende la superficie de
evaporación), dieta (condiciona la carga osmótica a eliminar), temperatura y
humedad exteriores (factores físicos exógenos que afectan a la velocidad de
evaporación de cualquier líquido) o la actividad física (pérdidas por sudor) y
situaciones fisiológicas especiales como embarazo o lactancia materna.

En
situaciones que cursan con diarrea, vómitos, en síndromes de mal absorción,
hemorragias, quemaduras, fiebre, alteraciones renales, infecciones y/o ingesta
de diuréticos, la cantidad de agua que se pierde puede presentar graves
problemas si no se repone con prontitud y eficacia, por lo que hay que cuidar
especialmente su aporte.

Durante el
embarazo, las necesidades de líquidos se modifican poco, gracias a mecanismos
de adaptación; sin embargo, durante la lactancia materna es necesario consumir
una cantidad adicional: unos 600 - 750 mL/día.

Los niños
necesitan mayor cantidad de líquidos por su mayor superficie corporal y
metabolismo basal con respecto al peso. Además, sus riñones aún no tienen la
capacidad adecuada para concentrar solutos.

En los ancianos,
la pérdida de la sensación de sed (a veces, adipsia total) es muy frecuente, de
tal forma que hay que insistir en que beban, incluso aunque no tengan sed.

El agua más
recomendable es el Agua de mineralización débil y dentro de este tipo de agua
en distintas etapas de la vida se recomienda:

Recién Nacido:  aguas de mineralización débil.

Gente Mayor
con problemas de Osteoporosis es más recomendable un agua rica en calcio.

Gente Mayor
con problemas de Hipertensión es más recomendable un agua con bajo contenido de
sodio, calcio y magnesio controlado.

Muchas
veces se recomienda un tipo u otro dependiendo del estado de salud más que de
la edad





















El Agua
Mineralizada Rocío es altamente recomendable en todas las etapas de la vida,
por lo que puede y se recomienda sea consumida por toda la Familia.